lunes, 19 de marzo de 2012

ANIME: MÁS QUE UNA MODA...UN ESTILO DE VIDA

Dentro de una pasión por algo, existe una historia y por supuesto, dentro de esa pasión, hay una investigación de por medio, a sabiendas que uno desea saber más sobre esa manía. Y aquí describo mi manía, una de mis grandes pasiones: el anime.


Aunque soy apasionada del anime desde los cinco años, al ver series tan memorables como Almendrita, Las aventuras de Fly, Los gatos samurái, Los Caballeros del Zodiaco, Mazinger Z y Candy Candy, las cuales prefería por encima de todas las caricaturas de Hannah-Barbera que estaban muy de moda en los canales infantiles de Televisa, especialmente por la trama y los dibujos que parecían más atractivos, llevándome a la idea de querer dibujar como los mostrados en las series.
En ese entonces yo no sabía que era anime, ni siquiera que eran de Japón. Así que las llamaba caricaturas y hasta llegué a decir que eran chinas por las letras, que son tan parecidas. El tiempo fue pasando y  yo crecía fascinada con esas historias, al tiempo que en TV Azteca fueron llegando más animaciones japonesas, las cuales fueron atrapándome  en seguida, especialmente aquella que me llevaría al deseo de convertirme en escritora de historias fantásticas varios años después: Sailor Moon.


Por supuesto que con el tiempo, la otra televisora se abrió paso a los animes para ganar más rating y sacaron otras dos series que se volvieron parte de mi mundo y de muchos otros chicos de mi edad apasionados del género: Dragon Ball y Pokémon; las cuales debido a su excelente trama, tuvieron mucho éxito. Y claro, cabe decir que debido a este éxito, algunas revistas de modo cultural comenzaron a analizar el fenómeno que se transformaba en un modo distinto de ver las cosas en ese instante.



De esa forma supe que lo que yo llamaba caricaturas que me tanto me habían fascinado de niña como en ese entonces (la pubertad), eran de Japón y les daban el nombre de anime. El hecho de que le hayan llamado de esa forma no es casualidad. En realidad ,es una palabra que se trajo del Japón, ya que allá le decían anime a todas las animaciones, fueran gringas o japonesas. Sin embargo, cuando se trajeron animaciones de Japón a Estados Unidos, en el segundo para diferenciar una animación de Japón de una americana comenzaron a llamarle anime. He ahí el porque se le dice así a las animaciones japonesas.

He aquí una página de manga. Tomado de "One piece"
Por otro lado, cabe referenciar que existe el cómic japonés, mejor conocido como manga. El origen de este nombre es el siguiente: se dice que Hokusai Katsushika acuñó el término combinando los kanjis correspondientes a informal (man) y dibujo (ga); lo que se traduciría literalmente como "dibujos informales" o "garabatos". Los japoneses llaman también al manga "imágenes insignificantes". El manga es por lo tanto, una historieta, la cual es impresa en blanco y negro, y al escribirse en alfabeto japonés se lee de derecha a izquierda. Las traducciones han decidido respetar este formato para familiarizar a los lectores con cultura japonesa. Cabe resaltar que al  profesional que dibuja mangas se les conoce como mangakas. Resalto esto porque la mayorìa de los animes tienen su origen en los mangas, ya que si uno tiene éxito de inmediato lo adaptan a animación.



Así pues, al enterarme de esto, decidí conocer más sobre las series japonesas. Sin embargo, sucedió un percance que cambiaría la vida de muchos chavos que se iniciaban en las maravillas de las series niponas en el año 2001: un programa de televisión tachó a todo el anime de satánico, causando que las series transmitidas en la televisión abierta fueran retiradas.
El cable parecía la única salvación para quienes deseaban conocer algo nuevo  o ver más anime, pero yo no tenía cable en ese entonces, así que olvidé aquella pasión que comenzaba a cautivarme mientras estaba en la secundaria. A veces recordaba las series de mi infancia y llegaba a consolarme con las que repetían en la televisión abierta, aunque después comenzaron a meter algunas nuevas, en especial una que se llamaba Digimon, la cual me hizo recordar en varias ocasiones los valores que las series antiguas me hicieron reflejar.

Pero yo quería saber más de anime y me frustraba no descubrir alguna información que llenara ese vacío de encontrar algunas nuevas series y para empezar, no sabía en donde buscar. Además, no sabía si todo eso ya había pasado y se había vuelto una moda en Japón por cierto tiempo.
Es verdad...llegué a creer que el anime no existía más.
Afortunadamente me sacaron de mi error al cursar tercer semestre de preparatoria, cuando una chica llevó algunas revistas que trataban sinopsis de algún anime, apoyado de análisis de personajes, lo cual atraía bastante. Además, los dibujos seguían cautivándome así que le pedí prestada la revista a la chica para anotar en una lista los animes que me parecían más atrayentes, para que, cuando se diera la oportunidad, los viera.
No tardó mucho tiempo para que de nuevo comenzara este delirio. Tuve cable y este me hizo el favor de retomar el anime, empezando porque retransmitieron Los Caballeros del Zodiaco.
 


Recuerdo que en ese año (2004) transmitían este anime hasta tarde, precedido por otras series de anime, en una barra de programación a la que llamaban Toonami, por donde comencé a ver  Shaman King, Yuyu Hakusho e Inuyasha





Neon Genesis Evangelion
También recuerdo que había un canal dedicado exclusivamente al anime llamado Locomotion y fue precisamente a las series que transmitía tales como Cyber Team in Akihabara, Neon Genesis Evangelion, Silent Moëbius, Candidate for Goddess, por mencionar algunas, comencé a percatarme que el anime NO ES PARA NIÑOS, como me habían hecho           pensar a lo largo de todo este tiempo. Cabe resaltar que esta aseveración la fui comprobando gracias a las revistas que se dedicaban 100% a tratar el tema, añadiendo información sobre los diferentes géneros que había en el anime, así como la división que hay en el mismo debido al público al que va dirigido.
Sin embargo, la duda flota en el aire...y seguro algunos  preguntarán ¿Qué es el anime para mí?
Creo fervientemente que el anime es una visión del mundo de los japoneses y por lo tanto, retrata muchas situaciones que de niños no comprendemos del todo. Es más, a mi parecer, de niños nos puede marcar pero es hasta cuando somos más grandes, cuando descubrimos las verdaderas intenciones que nos deseaba comunicar el autor del anime o del manga.
Y como no todos captamos igual un mensaje u otro, siento que por esa razón existen diversos géneros de anime, los cuales van enfocados a un público en especial. Mencionaré solamente aquellos que me parecen importantes:
1. El shonen: literalmente significa "joven o chico". Este género está especialmente dirigido a chicos adolescentes y la trama constantemente está llena de acción, existen muchas mujeres hermosas y sobresalen las situaciones humorísticas entre los personajes masculinos. Un ejemplo muy claro de shonen es Dragon Ball.
Aunque no todos son tan cómicos, hay shonens llenos de dramas y giros inesperados, con una trama que hace que no te despegues de ella, combinando elementos policíacos, elementos sobrenaturales o situaciones de la vida cotidiana. Eso sí, en el shonen, el protagonismo es un hombre, normalmente de entre los 17 y 20y tantos años.
2. Shojo: significa "chica" en japonés y está dirigido a mujeres, normalmente adolescentes. Aquí abundan las grandes historias románticas, aunque también se centran en historias donde profundizan  las relaciones humanas. Aunque parece estar dirigido a un público femenino, yo he visto a muchos chicos que se han vuelto amantes de las series shojo. Tal vez sea por los dibujos, ya que las mujeres son pintadas también muy esculturales y claro, tienen a la vez un toque de ternura.
3. Kodomo: se dice que es el anime dirigido a niños. Las historias son simples y enfocadas a valores familiares. No me pregunten cual sería un ejemplo porque en lo personal no sé, ya que no he visto alguno.

Se dice que dentro de estos géneros se encuentra otra vasta variedad de subgéneros que va de acuerdo a la temática que trata cada anime. Mencionaré solamente los más relevantes para mí, ya que han sido los que más me han marcado en mi existencia como fan de anime:

1. Magic Shojo: es el género que más me gusta, y no es para menos ya que ha sido una de mis grandes influencias dentro de las narraciones que he realizado. Incluye magia, chicas con poderes y una misión: la de salvar al mundo; algo que siempre he deseado vivir. El más claro ejemplo es Sailor Moon.
2. Gore: es el anime que contiene imágenes sangrientas. Los que yo he visto siempre tienen a un personaje perturbador que tuvo un pasado bastante oscuro, e incluso intentan buscar alternativas para no generar más violencia. En algunos se tocan temas relacionados con la existencia humana y hacen reflexionar sobre la verdadera naturaleza del mundo.
Elfen Lied. Uno de los animes de corte gore














3. Mecha: su principal atractivo son los robots gigantes. A este género no le he puesto mucha atención, tal vez sea porque me aburren un poco las peleas con los mismos robots gigantes. Sin embargo, no voy a negar que hay animes interesantes en este género, donde se colocan reflexiones sobre la vida humana, las afecciones y por supuesto, en algunos logran comunicar la perfecta sincronía entre el piloto y el robot. Destaco que el más interesante que he visto de todos en este género es Neon Genesis Evangelion, tal vez porque aparte tiene una carga filosófica muy interesante.
4. Shonen-ai y yaoi: Tratan situaciones románticas entre hombres. La diferencia radica que en el primero no hay escenas explícitas de sexo y en el segundo sí. Este género tiene un grupo de fans por todo el mundo que curiosamente...son mujeres. A mí en lo personal, sólo me gustan ciertas situaciones aunque no lo voy a negar, muchas veces me dejo llevar porque los diseños de los personajes masculinos son muy atractivos y hasta sexys.
5. Shojo-ai y yuri: También trata situaciones románticas, nada más que entre mujeres. Al igual que el yaoi, tiene muchas seguidoras, aunque se ha descubierto que tiene más seguidores del sector masculino, quienes normalmente también se dejan llevar por el diseño de las chicas animadas.
6. Hentai: y ya que íbamos por el lado de mostrar lo sexoso,  me atrevo a hablar de este género que es por muchos conocido, incluso por gente que no sabe nada de anime (y que se atreven a decir que es así en todo el anime). Pues como de entrada ya dije, es el género por excelencia donde se muestran relaciones sexuales explícitas. La mayoría son de pocos capítulos, como de tres o cuatro y muestran historias y enredos que terminan en relaciones. Algunas otras, las de mayor extensión, contienen un trasfondo paranormal, unido a historias de vampiros y demonios, principalmente, quienes en búsqueda de satisfacer sus impulsos, buscan a jovencitas con quienes terminan teniendo coito.

Sin embargo, quiero resaltar que el anime no sólo se refiere tratar temas sexuales. Dentro de mi experiencia como amante del anime, he visto que la manera en como tratan a los personajes, sobre todo los shonen y los shojo, muestran la complejidad del ser humano, la profundidad de sus emociones y es de esta forma, que como espectadora, me ha enfrentado con mi propia realidad, haciéndome reflexionar sobre lo que sucede en el mundo. Y claro, existen muchos personajes con los cuales me he sentido identificada o que incluso he llegado a admirar por su carácter, así como enfrentar la realidad que los rodea. La mayoría de ellos, con sus acciones me han echo reír, pensar, llorar, etc.

Por supuesto que estas emociones no fluirían en demasía con la música. Y es que los japoneses han sabido encontrar la música perfecta para armonizar las escenas de acuerdo a lo que desean destacar. Por ejemplo, la usada cuando un chico descubre la destrucción de su mundo o muere alguien que era muy importante para el protagonista ¡Y qué decir de la música de fondo cuando se suscitan las peleas épicas! Hasta uno se emociona, preguntándose quien va a ganar. A esto, al igual que las películas, se les llama Banda Sonora o mejor conocido como Soundtrack u OST. Cabe admitir que dentro de estos existen los temas de apertura y salida que acompaña a cada anime. Y ahora que tocamos este punto, me gustaría señalarles lo importantes que son las aperturas y salidas dentro del anime, puesto que señalan interesantes aspectos respecto a la trama tanto en imágenes como en la letra de la canción que utilizan para los mismos, por lo que es importante en ocasiones, ponerles mucha atención, ya que muchas veces resuelven las incógnitas del anime o incluso te revelan el final.



Finalmente, ya para cerrar esta pasión que tengo por el anime, indicaré que existe toda una tradición japonesa que nos insta a construir sus valores. Y me atrevo a decir que mi persona se constituyó dentro de esos valores, puesto que gracias al anime he comprendido muchas de las emociones complejas como la amistad, el respeto, la tolerancia, el amor y unido a este el sacrificio por la felicidad de los que amamos. Aunque claro, debido a las diferencias culturales entre la nuestra y la japonesa, existen algunos puntos con los que no estoy de acuerdo, pero esos no los mencionaré en este artículo, ya que cada quien tiene sus puntos en contra. Sin embargo, tengo que admitir que con todos sus defectos, los prefiero por encima de una serie norteamericana o las telenovelas mexicanas, ya que sus tramas me parecen más interesantes que los programas antes mencionados.

Si bien yo amo el anime, no me considero otaku. Tal vez porque a mí parecer, los otakus se toman más en serio esta pasión, llevando consigo artículos de sus animes preferidos, se visten como sus personajes favoritos  y coleccionan figuritas de los mismos, cosa que yo no hago puesto que al ver el precio de las cosas, me digo: "prefiero comprarme un libro a esto". Pero para los otakus realmente el anime es más que un estilo de vida. Es un modelo a seguir (especialmente para los adolescentes apasionados del mismo), y supongo que por esa razón llegan a las convenciones de cómics vestidos como sus personajes favoritos, ya que ahí pueden pretender quien les gustaría ser.  A estas personas que les gusta vestirse de un personaje de anime o manga se les llama cosplayers y a la actividad cosplay, palabra surgida en Japón como una abreviación de la palabra inglesa costume play, que puede interpretarse como "disfraz" en español. Es muy interesante contemplarlos, especialmente a aquellos que de verdad se esfuerzan por esmerarse en su vestuario que cuando los ves parece que estás viendo al personaje en cuestión de carne y hueso.

Y así cierro el tema, esperando que muchos de los lectores que no sepan del tema y cataloguen al anime como caricaturas infantiles, vean que hay un trasfondo que es interesante analizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario